nav-left cat-right
cat-right

¡OH, COMO ULULAN LAS VELAS, REGRESANDO A THARSIS!

Ven, donde la vista no alcanza
ni las más altas cimas,
donde la tierra sulfúrica unió las flotas
del Rey Salomón, rey de Judea y reyes de Tyro,
donde los mástiles encallan en la tierra de la jara,
en los cerros dorados, en tus aguas bíblicas.
Ven, donde los océanos engullen
sal de piritas, al extremo del occidente,
a las cimas más altas,
donde la mirada sucumbe y descansa.

Dejar un comentario

You must be logeate para dejar comentarios.