nav-left cat-right
cat-right

Mis manos.

Que me siento verde,
aún en esta noche,
me quiero verde.

Respiran mis manos,
bailando mi duende,
que me quiere verde, porque soy verde.

Y esta noche que me hace suya,
sella mis labios, ciega mis oídos, ensordece mis ojos.

Respiran mis manos y baila mi duende.

Camino de un bosque de abetos,
añorando luces tenues,
mis manos un castillo blanco,
mis ojos una noche ciega.

Con la esperanza de bailar,
mi duende me roza,
hace cabriolas con mis labios,
canta a la luz,
a tus labios,
retorna sólo y hastiado.

Duende que me llevas lejos,
¿ y si no volviera?

Sólo apartas mis manos de esta noche ciega.

Mis manos lloran,
mi duende no las consuela,
que están cansadas de bailar con sangre,
que desean roja seda.

Tan sólo me arropas en esta noche seca.

Duende que recoges lágrimas de arena
y se las ofreces a mis manos,
que me quieren verde, porque soy verde.

M.V.M.F.

Dejar un comentario

You must be logeate para dejar comentarios.