Ayudar sin pedir nada…
Blah! Patrañas!
miserables patrañas baratas!
Todos quieren robarse algo de ti,
un trozo de tu alma,
tal vez una de tus orejas,
o tu valiosa pero desperdiciada atención.
Y cuando creas,
que se marchó con su linda intención…
Una mañana cualquiera,
en tu sucio espejo verás el horror,
HORROR!
pues,
algo ha de faltar en ti…