nav-left cat-right
cat-right

LA ROSA AL VIENTO

LA ROSA AL VIENTO

Deshojada y ya sin vida vuela una rosa
La cual el viento hace volar
Y girar al mismo tiempo.

Vuela ya sin fragancia
Y moribunda en busca
De unas manos
En las que pueda
Sus últimas horas pasar.

El viento sopla y para
Haciéndola caer fuertemente
Contra el suelo,
Cada caída es un momento
Menos sin vida.

¿A que manos irás a caer?
¿Quién te recogerá?

Apresúrate oh! Hermosa rosa roja!
Porque tras de ti
Un huracán veo venir
Y si te alcanza ya no quedará
Nada de ti.

Naciste entre un delicado y
Hermoso jardín entre mil
Azucenas y diez mil lirios
Eras única entre todas
La más bella y la más admirada
No habían más rosas en
Todo el inmenso jardín.

Siendo tan solo un botón
No hubo nadie que te brindara amor
Creciste entre arbustos y flores indiferentes,
La maleza aunque cerca quiso estar de ti
Siempre supo su distancia mantener.

Poco a poco tus pétalos
Fueron abriendo para ver la luz
De un nuevo día,
Aprendiste a sonreír
Aún cuando la lluvia fuerte caía
Solo sobre ti.

Un curioso colibrí se acerco a ti
Y bebió tu néctar
Para luego jamás
De ti volverse a acordar.

Cinco mariposas curiosas
Por tu bella forma de ser te rodearon,
Y cada una de ellas a su manera
Te contaron como florecía la primavera
Cada vez que tu color
Rojo brillante resplandecía,
Haciendo que las demás flores
Se esmeraran en ser tan hermosas
Como eras tú.

Fue mucho el tiempo
Que pasaste en soledad
Y muchas las lágrimas
Que derramaste
Pero a pesar de todo
Siempre permaneciste
En el mismo lugar.

Las manos que quisieron arrebatarte
Se punzaron con tus fuertes espinas
Comprendieron la lección
No puedes tomar lo ajeno
Sin antes preguntar
A su verdadero dueño
Y en este caso tu amo y señor
Fue Dios quien siempre estuvo
A tu lado en tantas horas de dolor.

Rosa hermosa permanece
Tu olor en el aire
Tu linda forma de ser
Hace que el mundo ordinario
Gire al revés.

Corrió el tiempo y las azucenas y lirios
Pasaron de mil y diez mil a cero,
Quedaste sola y desprotegida
Mientras el viento poco a poco
Más se fortalecía.

Un día el viento fuerte soplo
Y de tu jardín él te desterró.

Ya solo un pétalo de todo
Tu ser es lo único que queda,
Estás ya sin vida
Arrojada en el frío suelo.

Dulcemente tomó tu último pétalo
Que hasta mi voló
Lo tomo en mi mano y con mucho cuidado
Lo guardo en este viejo libro de poesía,
Para que siempre que lo abra
Recordar tu eterna alegría.

Dedicado a la memoria de Concepción Gonzalez

Dejar un comentario

You must be logeate para dejar comentarios.