Dejar atrás tu pasado,
Olvidar tus objetivos,
Tu cerebro machacado,
Por un ictus implosivo.

Tu voluntad atrapada
En un cuerpo dividido,
Con tu esencia maltratada,
O enterrada en el olvido.

Así siento, así vivo,
En mi mundo estoy perdido,
Y estando el cuerpo cautivo,
Mi alma lanza un alarido.

Sé que clamo en el desierto,
Mi deseo de estar muerto.
Y aunque oyes mi lamento,
No comprendes mi tormento.

‘Lanza al viento tu aullido,
Que se pierda en el olvido.
En nosotros hallarás,
Mucho amor y mucha paz’.

‘A tu lado lucharé,
Contra el temible enemigo.
Tu dolor compartiré,
Siempre unidos, siempre amigos’.

Estas frases escuché
Cuando en Ateneu entré.
De la mano caminamos
Siempre unidos, como hermanos.

Acabó mi desconcierto,
Y el deseo de estar muerto.
Ahora grito en tono altivo,
Estoy aquí, y estoy vivo.