nav-left cat-right
cat-right

HOY

En esta tarde nublada de primavera,

en la cual te siento ausente,

comparto la nostalgia insípida,

la cual habita en la mente.

 

Ayer cuando en la mirada disimulada te observaba,

yacia el miedo de acercarme a ti,

hoy que con la mirada ya va sin disimulo,

persiste el miedo hacia ti.

 

Créeme que no me gusta saber que algo anda mal,

sin poderos ayudar,

Imagino el silencio que guardas en tu ser,

al cual deseo explorar.

 

Deseo que la mañana sea diferente,

cual cántico de gorriones,

sienta el deseo presente,

de muchas ilusiones.

 

La deidad poética yace libremene en mi corazón,

la musa de mis sueños ha llegado,

que cada día es diferente por la inspiración,

que me dejas en cada gesto amable de tu ser.

 

Eres como la mariposa de verano con alas multicolores,

en la promesa de volar siempre sobre mi jardín  de amistad,

el cual gloriosamente recorrres,

como ese sueño en la realidad.

 

Que curioso que mi deidad ya no escuche,

lo que insensatamente grite quizás,

por proclamarte como una musa,

la de mi corazón.

 

Tu que hoy inspiras demasiada épica,

escucho el silencio de la noche,

preguntándome si aquella musa real es verdad,

con la cuál estoy dándole color a lo que hago.

 

Pero el mar de alegría no se desborda al verte,

porque mantiene su encierro en el miedo,

o en el silencio de una mirada fuerte,

ante la cual humildemente cedo.

 

José: Miércoles.21.Nov.2012

Dejar un comentario

You must be logeate para dejar comentarios.