y he sido derrotada.

A orillas del incesante mar
en playas de infinita arena
lavo las abiertas heridas
de mi infausta derrota.

He dado batalla a mis demonios
y he sido derrotada,
mas no he abandonado la batalla…

Sé que ellos acechan
por cóncavas esquinas,
se deslizan ominosos
en la vasta sombre de la noche…

He dado batalla a mis demonios
y al cabo de los años
con ellos he pactado.

Y no temo sus embates
ni al muerte aleve.

Otro pacto rige.

Los saben los astros
y sus fatales leyes.

Lo sabe la obstinada adivinación
de mi destino…