nav-left cat-right
cat-right

Estudio

Bajé lloviendo del bosque azul.
Pájaros cobrizos veleteando el mar.
Tomé una flor entre mis manos,
En la que el nombre de la vida
Con miel estaba pintado.
Música de lluvia.
Tejido armónico natural,
Flujo celeste y fuente
que La flora como flauta canta.

Bajé lloviendo un día azul.
Mis sonrisas caían del espacio tosco,
La marisma y el nácar,
El silencio en formas cristalinas,
El Tiempo dormido entre mis brazos,
La niña del mundo callada,
Y la Tierra vieja hablando.

Fui la lluvia cantando,
Los rayos solares
Como cruces sobre el mar,
Como piélagos de piedra;
Ahora toco el suelo árido,
Y miro hacia el espejo,
Allí donde los sueños
Son historias bellas
En lápidas cuidadas.

Fui el último soñar de la hora incierta,
La pluma infeliz del anciano,
La brisa del último verano,
Mandamiento y ley exiguos,
Piano que clama y calma
Las almas vivas en gloria vertidas.

Bajé lloviendo sobre una tierra azul;
Sobre un planeta de lana sedosa;
Sobre un tálamo de oro.
El silencio vuela en alas de mujer,
El Tiempo vela en su lecho,
Duerme la estancia del genio eterno,
Y La niña del mundo callada…
Y la Tierra.
…La Tierra vieja hablando.

Dejar un comentario

You must be logeate para dejar comentarios.