Eres como un sueño en la realidad,
eres como la luna en la noche,
cuya luz me hace imaginar,
perdiéndome en mis sueños con vos.

Eres el reflejo de la luna en la laguna,
que silente se queda en la noche,
admirando la energía de tu luz,
que susurra lentamente la quietud nocturna.

Eres el dulce prohibido,
que aquel niño ostenta en sueños,
pero que solo puede mirarlo,
en acorde de la realidad.

Sos la primavera de un año maravilloso,
que se acerca soteniblemente en el día,
y al llegar la noche,
abriga el corazón distante.

Eres la deidad humanizada,
eres mi sonar en el mar de los sueños,
eres el pensamiento prohibido,
que poseidón hundiría.

Smiplemente eres la realidad,
que avizoro hacia el venus de tu mirada,
que encandila el pensamiento,
simplemente eres tú.