Enamorarse
En un lustro la vi.
Era una energía pura y amorosa.
La miraba con timidez
No podía aguantarle la mirada.
Quería formar parte de su vida.
No era el momento.
Deseaba que llegara los dias para volver a verla.
Una voz tan suave como el terciopelo me cautivó.
Una voz fresca y oriental, pues su nombre define la que sabe hablar.
Juntos se produjo un torbellino de emociones.
Risas, caricias ,abrazos y besos fueron infinitos.
Nuestras pieles se fundieron en una.
Absorvimos la esencia del otro, para vivir sin temor a nuestras inseguridades, y aumentaron a pasos agigantados.