Pasantes,
caballos de fuego.

Quietud,
divina calma vernal.

Viento,
pastor de la delicadeza.

Silencio,
don ambiental.

Cielo,
infinito absoluto.

Yo,
me ahogo con mi saliva.

Sueños,
cristales con distintas siluetas.

Salida,
por la entrada (al valle).

ESTOY POSADO;
HUNDIDO EN LA LIBERTAD MOMENTÁNEA,
DESINTEGRANDOME, DESANGRÁNDOME,
TRANSMUTANDO MI ALMA Y SIMPLIFICANDO MI EXISTENCIA,

TAN SOLO POR UN MOMENTO.

ME QUEDE EN EL VALLE SIN SABER QUE VIVÍA EN EL.

(náufragos)

A.LILITH