El fuego se apaga inexorable
A la distancia de los anos
Pero las cenizas no mueren
Persisten ardiendo hasta
Dejar las heridas del vivir

Penas y dolores por
Los actos equivocados
Dos quizas tres vidas
Quitadas sin querer

Castigados somos nosotros
Por siempre y para siempre