Descansa en tus brazos su cuerpo sin vida
recuerdas el dia en que diste a luz.
De tu vientre nace un dolor sin medida
al ver a tu hijo clavado en la cruz.

Tu pequeño principe al fin se hizo hombre,
de tu corazon y el cielo fue Jesus el Rey.
Y esta noche triste maldicen su nombre,
corona de espinas le arranca la piel.

Siento tu angustia al pie del crucifijo.
San José te braza,hundidos los dos.
No hay mayor Dolor que ver morir a un hijo
y fue Jesus tu hijo aunque fuera Dios