Después de miles de sollozos en plena guerra, abrí los ojos y me sentí viva una vez más, con nuevas alas creciendo en mi espalda, dispuesta otra vez a volar.