nav-left cat-right
cat-right

Carta a un inconforme

Con el paso de los años he descubierto que soy una persona inconforme.
Todo encierra un conocimiento, nada se logra cometiendo injusticias, siendo iracundos, hablando, añorando o llorando. Si quieres un mundo más justo, empieza por no conformarte, comienza a ser una persona más respetuosa de ti y de los demás; si deseas reciprocidad, aprende a recibir y a ser agradecido; si quieres salud conoce la maravilla que es el cuerpo humano y entérate que la belleza es en realidad la vida en un equilibrio consciente. Todos los días puedes dar lástima o hacer dignamente algo que te beneficie; todos los días puedes desperdiciar o abrirte a la posibilidad de compartir; todos los días puedes contar un chisme o contar un chiste; todos los días puedes extrañar o puedes conocer; todos los días puedes envidiar o puedes desarrollarte; todos los días puedes humillar o puedes aprender a servir; todos los días puedes censurar o puedes comprender; todos los días puedes lamentar o puedes resolver; todos los días puedes gritar o puedes bendecir. Si quieres paz en tu vida cultiva tu espíritu; si quieres alegría practica tus cualidades y transmite tus conocimientos; si algo te hace daño, no le des poder sobre ti; aléjate de las personas que te producen sensaciones ajenas a lo que deseas ser y ámalos a pesar de las circunstancias, tú no puedes cambiarlos pero sí puedes cambiar lo que tú piensas de ti (eso que te molesta en los otros es solo el reflejo de tus propias debilidades) y darles momentos felices siendo tú una fuente de felicidad. Si amas a alguien demuéstraselo siendo una persona mejor; si algo te duele utilízalo para ser más fuerte; usa tus labios besar y no para herir; usa tu sexo para amar la vida y no para sentirte fuera de un orden impuesto. El buen humor, la templanza, la inteligencia y la creatividad al servicio de los demás logran cosas extraordinarias para ti y para tu mundo. Elige dar gracias antes de quejarte. Eres inconforme cuando sabes que no solamente quieres un mundo mejor sino cuando te das cuenta de que tú puedes empezar a crearlo.
Postdata: Perfuma las cartas que escribas a mano, así quedarán para toda la vida.
Autor: Fátima Alba Rendón-Huerta

Dejar un comentario

You must be logeate para dejar comentarios.