nav-left cat-right
cat-right

Canto para los desesperanzados

Conejito y ratón,
Se mueven con sazón,
Entre la mente y corazón,
¿Por qué tientan la razón?
Bailen, bailen mis roedores,
Con las patas sin calentones,
Hasta desgastar el alma
Que en zozobra santa, llora.
Acojamos un canturreo
De serafín ígneo.
Como en el sueño de mi abuelo
De sentir apogeo.
Y el fin llegara solo,
Al sentir que ni desde sus espaldas los espíritus en pena cantan,
Entre razones muertas.

Dejar un comentario

You must be logeate para dejar comentarios.