Flores rosadas recojo para la virgen de la casa.
Flores rojas para mi amada, quien endulce mis labios.
Velos blancos, para los niños.
Noches blandas, para los viejos.
Cándidas sonrisas, para mi infancia.
Y preguntas sanas para el corazón de la vida.