nav-left cat-right
cat-right

¡Tantas y cuantas inquietudes me invaden!
¿Será aquello de la “bendita” ignorancia?
Pues la prefiero en lugar de la arrogancia,
que provoca el saber en los que saben.

Relaciono así, mis sentimientos,
no sé si fue por obra del destino,
el haberte puesto en mi camino,
que ya no sabe mi amor cuanto te siento.

Me robaste el corazón, y no es pecado,
pues lo hiciste sin saber, mas no condeno,
y yo elijo beber tu dulce veneno,
y morir sin saber si me has amado.

Dejar un comentario

You must be logeate para dejar comentarios.