Valió la pena

Valió la pena amarrarme la mochila de niña sin experiencia [...]