Amor por el bulbo.

Desmiémbrame poco a poco, un pétalo cada vez. Despójame de las cosas que me cuelgan, mírame a las cuencas, clávate en mi occipital y atraviésame el vacío de la cava craneal. Lanza mi coxis al río, lanza también mi tibia y cómete mi peroné, soy tu blanca calavera y solo espero ver las lanzas, insertándome a tus pies. Ábreme como a una lata y libera el humo de adentro, déjame libre otra vez, abre la boca…, no digas nada y...