nav-left cat-right
cat-right

La niña aquí dentro

Calma mi soñadora. Quieta, tranquila, reposa. No puedo pensar otra cosa cuando tus juegos agotan. Dame un respiro, mi niña. Dame una pausa, un silencio, otra cosa. Cinco minutos de calma, un rato sin ser belicosa. Deja de actuar como antónimo, no corras más por mi cabeza. Tranquila mi soñadora, ya duerme mi niña bella. Juega pero hazlo sola, tengo que ser más madura. Esas risas y tus cantos me desvían sin ayuda. Mi niña...

Proponiendo lo obvio

Vamos a quitarnos la ropa en lo que se hace el té. Porque cuando esa puerta se cierra y el mundo se pausa, mi alma se abre. En lo que se hace el té, te permito disfrutar de esta agridulce ilusión de que soy tuya, mientras cada poro de mi piel se asegura que eres mío. Mientras el agua hierva y la tierra gire, mi mente descansa en este sueño realista que se forma en tu pecho, y tus labios narran combates en mi cuerpo de...