Un Alma en Pena

En la penumbra de la noche En la soledad del panteón se encontraba una niña vagando por su perdón Arrepentida por sus pecados sollozaba sin cesar acercándose a la iglesia oiendo a las campanas hacer tin tan Ante dios postrada de rodillas rogaba pidiendo por su alma amada ella lloraba tanto era su dolor que sus lágrimas innundaban todo su alrededor Aquella mañana un destello la iluminó y ella sin pecado alguno al cielo...