Adiós

En esta noche oscura donde las calles están vacías y el viento helado recorre el asfalto me declaro no humano. Esta pretenciosa afirmación recorre mis entrañas, pasa por el estómago y llega a los labios, labios que declaman: soledad.