Aquel sabor ocre

Acostado, quieto, sin pulso y muerto yace aquel niño quien [...]