Quédate

Tu mano encendida de rojo era la sombra del sol [...]