nav-left cat-right
cat-right

Con corazón para ti

En cada mañana de un sueño, estás en la mirada lejana hacia el nuevo horizonte, y cuando llegada la noche eres la razón que encandila la llama de los sueños.   Tengo la imaginación perversa, quiero meditar esta noche para tí, quiero incentivar mi egocentrismo, para ver cuan profundo permaneces.   Hago la reliquia de un corazón a la armonía, realizo el pensamiento de los sublimes deseos, y en la incredulidad del...

Formas y colores

Cuando los colores pierden su forma, tu marcas la diferencia, en el paso de los días, mantienes la majestuosidad de tu ser.   Y aunque los caminos parecen cerrarse, tu corazon se abre mas a la armonía, haciendo flotar una emocionante aventura, en el mar de sentimientos profundos.   Aquellos que relucen en las orillas de un mar, que de aguas quietas se amansa, y sin tinieblas se acerca a lo lejos, la nave de una...

DIAS LARGOS

Cuando la luna aparece en la claridad de la noche, apareces con tu luz alumbrando mi pensamiento, que alborotado por ti se inclina hacia el cielo, hacia la majestad que un día entró en el corazón.   Ahora los días son largos en esta aún primavera, que marcara con un sello mi historia, historia que lleva tu nombre en cada verso, en cada mañana resplandeciente que apareces en mis pensamientos.   Eres la guia hacia la...

Implicancia

Implicas la virtud de una chica fuerte te acercas con la energía de tus ideas en el negado corazón agigantado por la relación que une una musa y yo Eres la llama de un pensamiento tu mi llama de mis sueños controlas con la mirada a un un corazón amigo Cubres el día con tu manto de alegría y cuando lo quitas solo queda soledad no te vayas de la sencillez a lo complicado no me apartes de tu lado ¿Qué sabes de admiración tu?...

Eres

Eres como un sueño en la realidad, eres como la luna en la noche, cuya luz me hace imaginar, perdiéndome en mis sueños con vos. Eres el reflejo de la luna en la laguna, que silente se queda en la noche, admirando la energía de tu luz, que susurra lentamente la quietud nocturna. Eres el dulce prohibido, que aquel niño ostenta en sueños, pero que solo puede mirarlo, en acorde de la realidad. Sos la primavera de un año...