Rendición

Pensé claudicar. Cortar de mis venas los hilos de plata [...]