Felizmente solo olvido.

Vacío de sangre, Y no es que me duelan las [...]