Desde mi rincón

Desde mi rincón Desde mi rincón, vislumbro un translucido horizonte, que cansado se desploma. Ensombreciendo su llama, la luna se borra entre titubeantes estrellas; que funden su luz. Desde mi rincón, se me gasta la piel: El aire que respiro trae tu aroma. Mi sumisa flor de sutiles manos: pies fríos que trazan mi destino; dibujando mi cielo. ¡si tan solo la vida fuera eterna! Para tenerte un segundo: otro minuto: cada hora:...