nav-left cat-right
cat-right

Lugar azufre

Hay un color que no distingo, ni siquiera se me ocurre su nombre, tampoco su sombra, menos su real sombra… Hay un color interno en las rendijas, en los detalles, en la pasión aturdida, en el pasadizo, en las hondonadas, en la reacción… Hay un golpe guardado, recóndito, asumido, perdurable. Hay mucho de eso, hay terribles pasos, gargantas pútridas, voces sempiternas, silencios enmascarados… Somos entonces...

Ilusión verbal

Hay un relato, en él estamos, un relato partido, una mitad en el lomo, otra mitad en el fiero día. Hay un relato y tal narración se queda en sombras, haciéndonos morder cada segundo, el dolor de estar sepultados, de la mutilación de nuestras ideas, del cansancio, del hastío, de la fuerza imperfecta, de la afligida morada de nuestros sueños. Estamos columpiándonos recibiendo la suerte, robando la piedad, desafiando la...

La sensación más clara

Si hay milagros, de seguro son ajenos a esas miradas, miradas que se alían con la negra noche, que como hoyo se traga todo lo que indeciso se decanta fuera de la luz: dentro de tal estómago yace el hombre, arrimado, encogido, ensimismado, doliente… Y si hay milagros entonces las misas ya no son propias, son solo ventas, alquileres, la fe en escaparate… No hay milagros, ya lo sabemos, solo ilusiones que se amargan...