Nada es tan azul.

Nada es tan azul como el color de tus ojos en un atardecer en la playa, que brillantes, palpitan con el fulgor del sol escondido entre los mares, que envidian, el color de tus ojos en un atardecer en la playa.