El SEGUNDO LUGAR

No sé si es conformismo o simplemente me dolía soltar [...]