Porque hubo un sin fin de mananas

y ni siquiera pronuncie palabra alguna, cuando sin luchar me [...]