Nueva piel.

Había un tacto viejo, quizás olvidado, las sombras de las [...]