A él… A ese amor tan especial

Hablamos de razones cuando nuestras almas lloran, Sangre hervida por nuestras venas corre Como una roja llovizna cayendo por nuestros cuerpos desnudos. Hazme tuya te digo; y en silencio respondes En tuya mirada encuentro, un niño perdido en una jaula de grises, ¿Y no seré yo la sombría fémina que grita y se ruega que todo pase, que todo vuelva? Y a mis treinta llego, a lo mejor se esfuman De mis entrañas puras, mi ego me...