nav-left cat-right
cat-right

Receta para construir una sociedad

Eliminaremos la esperanza que en tu corazón, aguarda; Con una sola de tus lágrimas construiremos una ciudadela. Pero no esperes mucho, porque entre mente y cuerpo conexión no habrá. Sudaras el recuerdo de felicidad alguna. Entre tanto y tanto, morirás; De nada.

Canto para los desesperanzados

Conejito y ratón, Se mueven con sazón, Entre la mente y corazón, ¿Por qué tientan la razón? Bailen, bailen mis roedores, Con las patas sin calentones, Hasta desgastar el alma Que en zozobra santa, llora. Acojamos un canturreo De serafín ígneo. Como en el sueño de mi abuelo De sentir apogeo. Y el fin llegara solo, Al sentir que ni desde sus espaldas los espíritus en pena cantan, Entre razones...

Alma mía

Nada es infinito ni precario, solemne alma mía; tu solemnidad es mi aprecio hablándote. No te arrastres ante mí, querida; estate quieta para dibujar tu silueta y alza eso a lo que llamas rostro. Eres bella cuando no se te asoma tanto la vergüenza, te prestas a dibujarte en cien colores e inventar los que falten. Y cuéntame, ¿estás en el infierno de mi cuerpo o de mi conciencia? ¿Dónde te ubicas para no dormir por las noches?...

Sexo

Mi querido señorito, ¿Cómo se encuentra? ¿Sigue cálido el ambiente que nutre su alcoba? ¿Y sigue igual de misteriosa la puerta de objetos varios junto a la cama? Permítame recapitular mis placeres. Ha perdurado la sensación de su bigote en mi labio y la imagen mental que produce su afable voz en mi cabeza, que incluso al decir lo que cualquiera llamaría “obscenidades” parecían románticos poemas; eso aumenta la perversidad de...