En 1930 muere Vladímir Mayakovski
se suicida de un disparo en el corazón en Moscú.
Nos deja a todos con el corazón frío.
Y siguieron los ríos y las aves cantando.
Nada se detuvo
ni siquiera el corazón de Vladímir Mayakovski.