El amor es ciego y sordo.
Se siente emerger de la nada.
Acaricia nuestro ser y lo sacude
Es una emoción muy poderosa.
El amor por sí solo no produce dolor .
El amor es un diamante puro .
Cada partícula de amor se disgrega en el cosmos
Quien quiere el sufrimiento.
Es tan agónico y serpenteante.
Quizás nace de mi propia inmadurez.
Mis miedos se apoderan de mi ser.
Me arrastro por la vida sin dar valor a lo más importante.
Una neblina empobrece mi mente, que se retroalimenta de sus inseguridades.
Que dependencia tan agónica, me debilita por completo.
Me doy cuenta de mi insignificancia e ignorancia.
Mi dolor es irrelevante ante el dolor descomunal de tantas voces masacradas.
Arrepentimiento inútil.
Flagelación merecida?
Lo tengo todo y no lo veo.
El diamante en bruto está por pulir.
El destino pone una balanza.
Y nos pondrá a prueba.
Depende de nosotros hacia donde caminamos.
Todo lo demás son quimeras y excusas.