Si realmente nos dieramos cuenta de lo que valemos
y fueramos plenamente conscientes de nuestra capacidad individual,
No nos harían falta ridiculos abalorios sociales que nos hagan creer que necesitamos del amor de otras personas para sentirnos completados.
El Amor es muchas veces quien nos distingue.
Pero es el Odio quien realmente nos identifica.