Fundada por un Magno
tierra de gran belleza,
en centro hay fortaleza
aquí yo maremagno;

De arena barnizada
con libros, sangre e historia,
en años petitoria
la nunca abandonada;

Aquí duermo mi noche
soñando con tu rostro…
mi viaje fue un derroche;

Seguiré en la calostro
llorando con reproche,
«Magna» cuida mi claustro.