El amor es como una rosa que a lo lejos vemos apreciamos su belleza desconociendo su veneno