en la villa de Madrid al primer parpadeo elevando la voz sobre aves canoras motores y bípedos
parlantes

a la vista de los probados hechos de tristeza en días soleados pereza improductiva y embriaguez
solitaria

considerando los antecedentes de enamoradiza sombra y guerrillero de café

este tribunal te condena a ser cabalmente feliz las próximas veinticuatro horas